aprendiendoespanolcv@gmail.com

Aprendiendo Español

Clases de conversación

Toca Raul

07/12/2020

Toca Raul

A veces pienso que nací en el país equivocado, y es que la cultura brasileña me encanta. No es que no me guste Chile, pero Brasil me transmite colores, sabores, calor humano con los cuales me identifico; es un país divertido en el que aprendo mucho.

Desde   que empecé a ir a presentaciones musicales acá, me di cuenta de que en algún momento del espectáculo alguien del público gritaba fuerte y disimuladamente: ¡Toca Raúl! Y el resto de los presentes se echaba a reír. ¿Qué era eso?  ¿Quién era Raúl?

¡No me quedaba otra! ¡Tenía que conocer a ese tal Raúl! Fue así como entré en el mundo de Raúl Seixas, el “ Maluco Beleza”. Acá, a una persona que no está en sus casillas se le llama de maluco y “ beleza” no es belleza, sino que significa que está todo bien, todo tranquilo, lo que no deja de ser de gran hermosura.
Raúl realmente era eso, un tipo que iba en el sentido contrario de la manada. Era un genuino representante del Rock, tuvo las influencias de Elvis y toda esa generación; era de Bahía, región del noreste de Brasil, lugar de playa y de capoeira, un tipo de lucha, un verdadero arte marcial que los esclavos disfrazaron de juego, para mantener la tradición.
Las letras de Raúl son altamente venenosas; era un gran poeta y muy histriónico en sus presentaciones. Seixas quería descubrir el mundo y vivir experiencias nuevas, explorar nuevas posibilidades; lo que lo llevó al cielo y al infierno.
Las letras de sus canciones son icónicas: “ Viva la sociedad alternativa” “ Prefiero ser esa metamorfosis ambulante a tener aquella vieja convicción formada sobre todo” “ Yo soy la mosca que cayó en tu sopa” “ No soy tonto para actuar como un héroe, soy prevenido, soy un cowboy fuera de la ley”  y tantas otras.
Sin duda alguna, una de las letras que más me hizo pensar es “Ouro de tolo” (oro de tonto) la cual inclusive tiene una versión en español en la voz del propio autor. https://www.youtube.com/watch?v=-sd0RMhY9S8
No voy a  hablar sobre su triste fin, porque él continúa presente en todos los que creen que hay personas que tienen una lucidez diferente. Desde que entendí quien era ese Raúl, yo pasé a ser el espectador que  siempre grita en la platea.
Un detalle divertido: Cuando llego a la escuela para dar clases y paso por el patio siempre suelto un sonoro: ¡Toca Raúl! Los chicos empezaron a tratar de entender el porqué de este hábito inesperado. Más de uno fue a preguntar o a investigar, habló con sus padres o le preguntó a otros profesores. Cierto día, apenas coloqué el pie en el colegio escuche, proveniente de alguna de las salas de clase: ¡Toca Raúl!
Y así vamos llevando la vida.

Víctor Vasarely, el Padre del Op-art. El significado del logo de Palicando