aprendiendoespanolcv@gmail.com

Aprendiendo Español

Clases de conversación

La dolorosa invisibilidad

08/03/2020

La dolorosa invisibilidad

Un estudiante de psicología decidió hacer la siguiente experiencia social: Durante un tiempo decidió colocarse el uniforme de las personas que recogían la basura y barrían las calles de la universidad para ver la reacción de los profesores y compañeros ¿Saben por cuánto tiempo? ¡Ocho años!
¿Saben cuál fue la sorpresa? ¡Ninguna! Pues nadie lo reconoció, nadie se acercó a él, nadie le preguntó el nombre. Parecía que al colocarse el uniforme de los encargados de la basura, había descubierto la fórmula de la invisibilidad.

El equipo de limpieza (garís, en portugués) lo acogió como un novato, le enseñó cómo hacer las cosas y como sobrevivir en medio de este mundo tan peculiar. El psicólogo relata que hoy esas personas son sus amigos, él conoce a sus familias y visita las casas de ellos.
Las entrevistas que este profesional da, son emocionantes. Utiliza el concepto de “sombra social”; relata que muchas veces, cuando estaba barriendo la universidad ( Universidad de São Paulo, Brasil) y uno de sus profesores se aproximaba, él paraba de barrer para tal vez, conversar un poco con el catedrático, sin embargo, a los ojos del profesor, él no representaba más que un poste, sólo un elemento del paisaje. ¿Triste no?
Paremos un poco y cuestionémonos. ¡Incomodémonos! Cuantas personas y situaciones que deberían sacarnos de nuestra zona de confort ya no nos conmueven más y sólo forman parte del paisaje.
¿Qué es? ¿Quién es la persona que recoge la basura de nuestra casa? ¿Cuál es el nombre de él? ¿Quién es el portero de mi edificio? ¿Cuándo es su cumpleaños? ¿Hace cuánto que trabaja allá? ¿Cuál es el nombre de la señora que trabaja conmigo en la oficina y que tiene la responsabilidad, tal vez, de preparar el café? Son personas, son historias, son familias con las que convivimos y compartimos a diario y que muchas veces sólo hacen parte del contexto, son como un cuadro en la pared o una planta en el pasillo ¿Para ti no? Puedo garantizarte, tristemente, que para muchos sí.
Estamos dentro de un sistema que nos conduce de forma rápida al individualismo y a la indiferencia. Somos amaestrados para que no nos preocupemos con los otros, pues así es más fácil dominarnos. Somos adiestrados a acomodarnos, porque cuando estamos incómodos nosotros incomodamos al sistema ¿Nos damos cuenta de esto?
En este texto no se encuentra implícita ninguna intención de manifiesto revolucionario ni existe la pretensión de ser un panfleto incendiario. Lo que aquí hay es, en la mejor de las hipótesis, un llamado al desafío de la coherencia en relación a la construcción de una sociedad sustentable, donde las relaciones necesitan ser más horizontales y menos verticales, dónde no es posible sólo querer el bienestar y el confort de unos pocos delante del sufrimiento de muchos y dónde este último no puede ser invisible.
Si deseas saber sobre la experiencia de este sicólogo brasileño te dejo el link. Está en portugués; una palabra u otra puede ser que te deje en duda, pero podrás entender sin lugar a dudas como este hombre vivió una experiencia transformadora.
http://www.ip.usp.br/site/noticia/o-homem-torna-se-tudo-ou-nada-conforme-a-educacao-que-recebe-orquidario-cuiaba/

¿Por qué Español? Sobre la “falsedad” del Caballero de Méré